¿Qué pudo decir de ellos? Los libros son un mundo, un mundo en el que te adentras tanto que terminas formando parte de él; y él de ti.

Los más cercanos a mí saben que de pequeño no me gustaba la lectura obligada; es decir, no me gustaba leer esos libros tan aburridos que mandaba el profesorado del instituto. No. Lo que me gustaba era poder elegir los libros que iba a leer; inspeccionar la portada, la contraportada; leer la sinopsis… Y, aunque se dice que el libro acaba eligiéndote, todo depende de nuestros gustos literarios.

Los libros son puro zen; son, para mi, un método de relajación inigualable. Tanto que, en 2020 acabé publicando mi primer libro A ras del ocaso; un thriller policíaco ambientado en los años noventa.

La verdad, desconozco el porqué del motivo por el que, los escritores de hoy como los de hace siglos, se dedican al arte de escribir. Pero, lo que sí sé, es el motivo por el cual yo lo hice. Y fue después de esta pregunta: ¿Y porqué no? Esa misma pregunta es la que les planteo a aquellos que me preguntan porqué me dedico a escribir libros. Lo hago, simplemente, porque me gusta.

Lo mismo me pasa con el diseño de las portadas, las cuales las edito yo mismo. Sí, puede que un diseñador lo haga cien veces mejor que yo; pero, me agrada hacerlo; me gusta buscar, una y otra vez, a través de la historia, las palabras clave con las que este se identifica.

libros-el-despertar-de-kevin-calvo
El despertar. El primer libro de la saga El principio del fin.

¿Qué te parece la portada? No está mal, ¿no? Al menos eso pienso. Y, además estás de suerte: si te suscribes a mi lista de correo, a través del siguiente formulario, El despertar puede ser tuyo. ¡Y gratis! Un chollo, ¿eh?

Los libros, en definitiva, son un método de aprendizaje constante, y una forma incomparable de divertirse.

Aprovecho para comentaros cuales serán los próximos libros, después de haber leído Perseguido, de Pablo Poveda, a los que le echaré el guante:

  • Entre bambalinas, de Luis A. Santamaría.
  • Después, de Stephen King.
  • Los guardianes, de John Grisham.
  • Noche caliente, de Lee Child.
  • Una apuesta mortal, de Pablo Poveda.
  • En plena noche, de Mikel Santiago.

¿Cuales serán los tuyos?

Categorías: Personal

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *